Miles

 

 

No lo he puesto en mis redes hasta ahora: lo quería sentir. Quería saberlo, desde dentro, entenderlo: hacerlo. Que grupos y colectivos de personas, de vecinos, confíen, se atrevan, se apoyen entre sí, para mejorar las cosas, es más que interesante, una cuestión esencial: me siento designado, y concernido con el resto, al servicio de todos/as. Cuando llegamos, el día 15 de junio, ahora hace poco más de un mes, a la Alcaldía, empezamos a entender poco a poco las cuestiones, y las dificultades, a las que nos enfrentaríamos.

Deudas totales por 2,5 millones de euros (aproximadamente); sentencias judiciales de inminente cumplimiento; varios pleitos perdidos; facturas sin pagar; devolución de subvenciones millonarias; dotaciones sin cuidar, desaprovechadas o ruinosas … ¿Qué es esto? ¿Qué ha pasado? ¿Cómo es posible? Hoy lo sabemos; pero nunca hubiéramos imaginado la magnitud de la falla. Es un abismo.

Actitud in-cívica, mucho más, que los chavales que se saltan vallas o los vecinos/as que atacan el mobiliario, la de los gestores, responsables públicos, que han llevado a instituciones que son de todos/as, a esta situación, con esta desgana, aquella desidia, para este desastre, jugando caprichosamente con el dinero de todos/as, con administraciones que deben estar al servicio del pueblo. ¿Por qué? Estabais designados, no ejercíais de dioses. ¿Cómo es posible? De nuevo; y ¿por qué, habiendo decidido el cómo, el qué, el cuándo y el cuánto, no se es responsable?

Así que decidimos abrir la piscina. Mucho esfuerzo: los trabajadores, los técnicos, los vecinos y vecinas, y los responsables políticos, ejerciendo de trabajadores, de técnicos, de vecinos… De personas, ni más ni menos, que trabajan y se vuelcan por sacar adelante pequeños proyectos, ganar batallas concretas, dar pasos cortos, que en cambio, por el bien común, permitan elevar la mirada hacia un horizonte amplio y alto.

Y se ha conseguido, gracias a todos/as, como tendremos que trabajar de ahora en adelante.

En el pleno de organización, en el que todas las propuestas salieron por unanimidad, fuimos innovadores y valientes: creamos 3 comisiones informativas permanentes para que todas estas decisiones se compartan y se conozcan previamente por todos y cada uno de los grupos; comisiones plurales y proporcionales; avanzando además que queríamos contar con la oposición para que den forma, cada uno en la medida de sus posibilidades y valentía, a aquellas ideas y proyectos que quieran proponer. ¿Por qué? Por convicción, para que no pase lo que la Ley permite, y el capricho o la megalomanía ejerce: un poder irracional, unilateral y vertical, un poder ciego y sordo, al sentido común y al resto de organizaciones o vecinos. Nunca más.

El poder local (todos en realidad, pero quizás este aún más por su cercanía), si debe tener algo, es el de ser horizontal, de tú a tú, para todos/as y junto a todos/as, con una línea política clara, directa, sí, y una autoridad nítida y fuerte, pero compartido, dialogado, abierto: Amable y Democrático. No podemos volver atrás: el mayor aporte que podemos poner sobre la mesa las opciones alternativas que hemos llegado al poder local en esta oleada de cambio que ha sacudido al país entero, es el de ejercer el poder de manera diferente, crear los mecanismos y utilizar las herramientas que hoy día están a nuestra alcance para compartir el poder.

Convencer antes que vencer; compartir antes que ejercer; el poder como medio. Hoy, tras aquel Pleno, o tras esta piscina, he de decir que ya siento que todos/as somos Alcalde  ;-)

Seguimos adelante.

 

 

 

 

No comments so far.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies